Contactenos RSS Seguinos en facebook Seguinos en twitter Seguinos en instagram

Responsabilidad social: Infancia es destino

Cuidar el comienzo para cambiar el futuro

¿Sabías que la nutrición y el estado de salud materna desde el embarazo, y la alimentación que reciba el bebé hasta sus dos primeros años de vida pueden ejercer un efecto a largo plazo? Cuidar el comienzo para cambiar el futuro, es el concepto clave que está presente en todo el programa de la Unicef que permite implementar respuestas integrales y acceso a la protección social, desde la concepción.

Por Gabriela Fariña

Fotos: Gentileza de Unicef

High Class Agosto 2017 - Responsablilidad social Unicef

En un día normal, mientras caminaba al trabajo, pude observar cómo una mujer presentaba un show exclusivo, en medio de la plaza. Pero no pretendía que muchas personas la prestaran atención, solo una: su hija, que atenta y entretenida desde su carrito, se sorprendía con el enérgico “Coreco… ¡guá!”. En correspondencia, la pequeña esbozaba una sonrisa acompañada de un guiño y el brillo en sus ojos. “Este juego, que en realidad es un acto de amor y ternura, deviene fundamental en los primeros años de vida, al contribuir con el proceso de aprendizaje”, subraya la nicaragüense Regina Castillo, representante del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en Paraguay.

El periodo prenatal y los primeros años de existencia son críticos: “Lo que hacemos en los 1.000 días de existencia, que cubre desde la gestación hasta cumplir los dos años de edad, serán decisivos para todos los niños, niñas y para la sociedad, puesto que dichas atenciones repercuten en el potencial cognitivo del lenguaje y de las destrezas sociales y emocionales de un ser humano en el futuro”, advierte la experta en infancia, al tiempo de señalar sobre la necesidad de la intervención temprana y de calidad para reducir la probabilidad de enfermedades crónicas en la adultez.

En gran medida, el crecimiento y desarrollo cerebral está determinado por una adecuada alimentación, que será el mejor seguro de salud para el resto de la vida, pero también por la experimentación y la vivencia de experiencias emocionales enriquecedoras, postula la referente de Unicef. “Prácticamente, la arquitectura cerebral se conforma en etapa, ya que las neuronas hacen su edificio y ponen todos sus pilares al servicio, es decir, son como foquitos, se unen como cables, principalmente, cuando perciben el amor, la atención y la protección de los adultos”, apunta Castillo.

High Class Agosto 2017 - Responsablilidad social Unicef

¡Las mujeres y los niños primero!

“No podemos hablar de los derechos del niño, sin hablar de los derechos de la mujer. Los diferentes tipos de violencia contra una madre afectan al hijo o la hija”, establece Regina Castillo, quien desde hace más de 15 años trabaja en el Sistema de Naciones Unidas. Desde enero de 2016, la nicaragüense se desempeña como representante de Unicef en Paraguay, organismo internacional instalado en más de 190 países y territorios, y cuya misión es la promoción de los derechos y el bienestar de los niños, niñas y adolescentes, especialmente de los más vulnerables y excluidos.

En esa calidad, Castillo realiza una evaluación sobre la coyuntura de la salud materna y neonatal en nuestro país: “Luego de visitar varios hospitales de Paraguay y de otros países de la región, pude notar que muchas madres no tienen dónde quedarse cuando acuden a los centros asistenciales públicos. En muchos casos se quedan a dormir en el piso, con tal de no regresar a sus casas porque eso podría significar la muerte para ellas o sus hijos”.

Los datos abruman. Tras un estudio desarrollado por Unicef, con el apoyo el Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social (MSPyBS), se levantó la señal de alerta sobre la situación del derecho a la salud materna e infantil, en la que tres bebés –de entre 0 y 28 días– morían diariamente, y que una madre moría cada cuatro días por razones relacionadas con su embarazo, parto y postparto, en el año 2013. Frente a este panorama, el organismo se puso a trabajar simultáneamente en varias áreas: primera infancia, salud materno-infantil, inclusión social y protección contra la violencia.

Para la disminución de la mortalidad materna y de recién nacidos, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia, el MSPyBS y la Itaipú Binacional, sumaron fuerzas para la creación del proyecto denominado Movilización Nacional. El mismo permitió la habilitación de albergues materno-infantiles destinados a mujeres que viven en zonas rurales, uno se encuentra en Ciudad del Este (Alto Paraná) y otro en Salto del Guairá (Canindeyú), en el año 2016.

“Muchas vidas han sido salvadas gracias a estos albergues referenciales cercanos a los hospitales”, asegura la entrevistada. Un estudio de Unicef comprueba que la reducción de la mortalidad neonatal –entre 2013 y 2015– fue de 2,2 % en las dos zonas del proyecto, la disminución fue del 25 % en Alto Paraná, y de 24 % en Canindeyú. Mientras que la mortalidad materna, en el mismo período, se redujo en un 18 % en los sectores del proyecto, fue de 48 % en Ciudad del Este, y de 20% en Salto del Guairá.

Esta etapa de la vida también representa una ventana de oportunidades para las políticas sociales. “Para combatir las inequidades y acortar las brechas de la exclusión, debemos priorizar la nutrición de la madre, el embarazo institucionalizado en los hospitales y los estudios prenatales que resultan vitales para evitar partos prematuros. Así como, la atención al recién nacido, los controles, la aplicación de vacunas y la lactancia exclusiva en los primeros 6 meses”, explica la representante de Unicef.

En respuesta a los problemas que aquejan a la sociedad, Unicef hace un gran esfuerzo en programas a largo plazo para que las instituciones estatales, la sociedad civil y el sector privado inviertan por la primera infancia. También, monitorea los principales indicadores nutricionales de los niños y las niñas para “generar evidencias que ayuden a posicionar el tema de la niñez en la política pública y en los programas que del Estado”, asegura Regina. Además, el organismo de asistencia para la infancia produce materiales de consultas a pie de cuna con informaciones de calidad y utilidad para las familias.

High Class Agosto 2017 - Responsablilidad social Unicef

Una noche, miles de sueños

Una vez más, la primera infancia se convierte en el alma de la cena solidaria bautizada como “Una noche, miles de sueños”, a realizarse el jueves 31 de agosto, a las 20:00, en el local del Talleyrand Costanera. Por cuarto año consecutivo, Unicef en Paraguay y su Consejo Consultivo Empresarial invitan a la mesa a diferentes actores del sector público y privado, así como a la sociedad civil por un bien común: “Cuidar y proteger al futuro del país, los niños y niñas”.

Un ejemplo que el apoyo empresarial al proyecto prima hacia puertas adentro, según cuenta Regina: “Muchas de las 80 empresas que apoyaron la cena solidaria el año pasado, ahora están trabajando con nosotros para implementar, en sus respectivos espacios de trabajo, un modelo que brinda protagonismo a los padres y madres en la atención de los niños pequeños. Las acciones de los grandes empleadores generan un impacto positivo social, porque si se aspira a un desarrollo sostenible, tanto en el contexto corporativo como en el de un país, se debe comenzar sin duda por el capital humano”.

Pero, ¿qué implica la incorporación de este paradigma en el ámbito privado? Como explica Regina Castillo, las compañías que integran la responsabilidad social empresarial (RSE), en su forma de gestionar los negocios, están comenzando a comprender la influencia que están teniendo y pueden tener en la formación de los niños, niñas y adolescentes, así como en el desarrollo humano y económico del país. Por tanto, su incidencia en el cumplimiento de los derechos, inicia con las condiciones laborales que confiere a sus contratados (madres y padres).

Una empresa que tiene a la infancia como centro, según los criterios de Unicef, es aquella que cumple la legislación vigente de protección a la maternidad, paternidad y lactancia. Prohíbe cualquier tipo de discriminación a las mujeres, en especial a las embarazadas o en período de lactancia. Otorga la flexibilidad de horarios para dar de mamar. Cuenta con políticas e infraestructura para la lactancia en el lugar de trabajo, y para la extracción y conservación de leche durante el período de amamantamiento, además de facilitar permisos para controles de salud de la madre colaboradora o del padre colaborador y su hijo.

High Class Agosto 2017 - Responsablilidad social Unicef

De cero a mil

Son las historias las que le dan valor a este proyecto. Año tras año, se multiplican las acciones solidarias del sector privado que apoyan “Una noche, miles de sueños”, y de eso da cuenta el último informe anual de actividades Unicef en Paraguay. Con los fondos recaudados en la cena del año anterior, se pudo concretar significativas mejoras en el Centro de Atención Integral a la Primera Infancia del Mercado 4, perteneciente a la Municipalidad de Asunción.

“Básicamente, las obras consistieron en la readecuación del mobiliario y equipamiento, capacitación del personal a cargo de los niños para una atención y estimulación más efectivas, fortalecimiento del componente de trabajo con las familias, entre otras obras. El servicio, cuya capacidad es para 100 personas, atiende actualmente a 80 hijos e hijas de trabajadores del populoso mercado y de la zona. Nos alegra saber que cada vez son más los interesados en tener a sus hijos ahí. Desde su apertura, el teléfono no para”, comparte con mucha emoción la representante de Unicef.

¿Por qué es importante contar con centros de atención infantil? “Con estos espacios queremos transformar el concepto de guardería e instaurar un modelo donde los niños reciban una correcta alimentación, contención y estimulación, mientras las madres y los padres trabajan. Esta idea surge ante la necesidad de servicios para los niños de entre 0 y 3 años. Al saber que el bebé está en buenas manos, las mujeres se quitan un peso de encima”.

Para este año, la meta de la cena solidaria es sumar espacios de desarrollo infantil en Asunción y otras ciudades del país, de modo a lograr que más niños y niñas reciban cuidado cariñoso y sensible, así como oportunidades de aprendizaje durante los primeros 1.000 días de vida. “A fin de cuentas, el propósito de todo esto es cooperar con el país para que cuente con una política pública de atención a bebés desde el embarazo y hasta los 3 años en varias localidades o municipios”, concluye Castillo.

Desde la organización sostienen que toda colaboración es bienvenida. Se puede ayudar con donaciones, o bien participando de la cena solidaria “Una noche, miles de sueños”. Los que quieren conocer más a fondo las acciones del organismo de Naciones Unidas para la asistencia a la infancia, pueden llamar al (021) 611- 007 interno 127, o escribir a la dirección de correo electrónico mdipardoarmele@unicef.org.

Esta nota forma parte de la revista High Class de Agosto 2017

Comenta esta noticia



Contactenos RSS Seguinos en facebook Seguinos en instagram