Contactenos RSS Seguinos en facebook Seguinos en twitter Seguinos en instagram

Elda y Lucas

Madre e hijo en la lucha contra el cáncer

Aunque el blog que la hizo famosa empezó en el año 2009, cialis su historia y la de su hijo empezaron mucho antes. En el 2007, a Lucas le diagnosticaron cáncer y Elda Cecilia Martínez, su mamá, inició la guerra contra esta enfermedad, una que no se podía permitir perder. Su batalla la llevó a salir del país en busca de tratamientos para su hijo y hoy, el cáncer de Lucas está en remisión. Actualmente, Elda trabaja activamente con otras familias para ayudarlas a sobrellevar el peso emocional y económico que implica ser padres de un niño con esta enfermedad.

Por Patricia Luján Arévalos

En el año 2007, Lucas recibió el diagnóstico de Linfoma de Hodgkin a sus tiernos 6 años de edad. “Yo trabajaba como profesora de Artes Plásticas en un colegio. Se me cayó la vida en ese momento. Tuve que dejar mi trabajo y a mis tres nenas para vivir en el hospital. Me cambió todo. Lo único que podía hacer es estar en el hospital con él”, cuenta Elda Cecilia.

A finales del 2007, las necesidades de tratamiento de Lucas la llevaron a Buenos Aires. Madre e hijo llegaron a Argentina pensando que pasarían solo un mes fuera de casa, ya que el tiempo de tratamiento que requería el niño era precisamente ese. Sin embargo, los médicos del Hospital del Niño Ricardo Gutiérrez le informaron que debía recomenzar el tratamiento, pues la enfermedad de Lucas había empeorado drásticamente desde el diagnóstico.

La visita de un mes se convirtió, con el tiempo, en una estadía de nada menos que 10 meses, durante los cuales Elda Cecilia permaneció al lado de su hijo. Ella era madre, además, de las niñas a las que dejó al cuidado de su marido para salvar la vida de Lucas. Muchas situaciones le enseñaron que para salvar la vida de un niño se deben tomar numerosas decisiones difíciles. Por eso, al volver a Paraguay, buscó la manera de contar su historia para ayudar a otra gente que estaba pasando por la misma situación.

“Mi hijo y yo”

Durante todo ese periodo, Elda fue investigando sobre la situación que estaba atravesando y cayó en la cuenta de que no había demasiada información. Más bien, lo que hallaba eran estadísticas y números sobre el tiempo o la calidad de vida de un niño en las condiciones de Lucas; navegando en internet, se percató de la cuasi ausencia de relatos sobre la experiencia de ser padres de un niño con cáncer.

“Lo único que me decían las estadísticas es que, a lo sumo, mi hijo iba a vivir cinco años más. Sin embargo, quería encontrar la historia de una mamá que me cuente qué vivió durante esos cinco años”, cuenta Elda. Esta experiencia la llevó a contar su historia en su blog personal, que tal vez podría servir a alguna mamá que esté buscando lo mismo que ella buscó y no logró encontrar.

En cada entrada de su blog intentaba explicar la dificultad que representa emprender una acción para el tratamiento del cáncer, cómo una madre se enfrenta no solo a las dificultades médicas, sino también a la complicada visión social del problema. “Tenés que aprender a cerrar tu mente a las cargas negativas de la gente, tenés que enfocarte en salvarle la vida a tu hijo”, puntualiza.

En el 2010, Mi hijo y yo en la lucha contra el cáncer, el blog de Elda Cecilia Martínez, ganó el concurso del Diario Última Hora para blogs paraguayos. Pero el reconocimiento que más la inspiró venía de los comentarios que recibía en su sitio, donde decenas de madres y padres en la misma situación, y de todo el mundo, se comunicaban para darle su apoyo así como  parapedirle.

“No se trataba solamente de leer mi experiencia, sino de tener a alguien a quien contarle mi propia experiencia y que entienda. No se trata solo de la enfermedad de un niño, se trata de la mamá, del papá, de los hermanos, de los vecinos, la escuela, esto afecta a una comunidad”, cuenta. Nos explica Elda que en el caso de las mamás que tienen que ir a otro país para estos tratamientos es aún mayor la crisis, porque esa mamá está perdiendo todo su entorno cultural.

Luego de ganar el premio, Elda volvió a viajar con su hijo a Buenos Aires y se encontró con el caso de una madre paraguaya y su hija que se encontraban viviendo hacía dos años de la caridad de una fundación argentina. La niña había terminado ya el tratamiento y recibido el permiso de los médicos para volver a Paraguay, solo necesitaba estar en el hospital argentino por 3 días al mes para seguir con el tratamiento, pero no contaba con los recursos necesarios para realizar el viaje ni con el apoyo del Estado paraguayo.

Aprovechando la situación tan popular por la que pasaba su blog, Elda transmitió a sus lectores la historia de Facunda y su hija, Nancy, para pedir ayuda. “Esa fue la primera vez que recibí una respuesta tan buena”, cuenta Elda. Además de su blog, se sirvió de otra red social para ayudar a esta familia: el Twitter. Entre los amigos que acudieron a su ayuda en ese momento de necesidad, rescata a Gustavo Pereira (@Zenoura), Alfredo Beconi (@KureDumasCuoco) y el Prof. Dr. Miguel Ángel Velazquez Blanco (@DoctorMime).

“Fue, para mí, la oportunidad de convertir lo virtual en algo palpable”, cuenta. A partir de ahí, todo continuó sin parar: “Esto pasó en el 2011. Yo sabía que había un problema, nosotros le dimos el dinero para volver a Paraguay y pasó algo que sabíamos que iba a pasar, que en un mes iba a necesitar otra vez pasaje para volver y teníamos que volver a ayudarla”.

Desde entonces, sus mayores aliados a la hora de ayudar a otras familias son las redes sociales. Con el tiempo empezaron a sumarse otros casos, ya que corrió la voz de que había alguien en Paraguay que los podía ayudar a volver a sus hogares. “Así se armó una red de solidaridad que manejo con mi fanpage y mi Twitter, internet es mi oficina”, dice con una gran sonrisa la señora Elda Cecilia.

Si Elda Cecilia Martínez no pudo formar una fundación aún, es porque no cuenta con el tiempo ni los recursos suficientes para hacerlo. Increíblemente y desde su posición como una de las blogueras más influyentes del medio, sigue ayudando a otras familias a solventar los gastos del tratamiento del cáncer.

Una de las maneras de recaudar fondos es mediante la venta de remeras en el marco de Ponete la camiseta, una campaña de concientización sobre el cáncer infantil y la visualización mediante la venta de remeras blancas. Este proyecto está impulsado por la Confederación Internacional de Organizaciones de Padres de Niños con Cáncer (ICCCPO), con presencia en 89 países del mundo. Elda Cecilia es la coordinadora local del emprendimiento y aún cuenta con varias prendas en su poder que podrán ayudar a solventar los gastos de estas familias.

Leé la historia completa en la High Class de Mayo, especial de Madres.

Comenta esta noticia



Contactenos RSS Seguinos en facebook Seguinos en instagram