Contactenos RSS Seguinos en facebook Seguinos en twitter Seguinos en instagram

Economía: Conformismo vs. Conformidad

Aprender del pasado, disfrutar del presente y proyectar el futuro

Por Adriana Bock, economista

High Class Economía Junio 2017

Jorge es un trabajador de 35 años, está casado hace cuatro y tiene dos hijas preciosas y sanas. Tiene un buen trabajo y se considera bien remunerado, aunque claro, como a la mayoría, le gustaría ganar más.

Es por este motivo que hace unos dos años atrás asumió el riesgo de emprender un negocio propio junto con su papá, quien siempre insistía con aquello de “no conformarse con ser empleado”. Jorge, quien entonces ya trabajaba en la misma empresa en la cual sigue hasta hoy, tenía como meta ahorrar todo lo que pudiera en tres años para iniciar la construcción de su vivienda propia.

Fue así que, por fin, decidió aceptar ese crédito que siempre le ofrecían para comprar máquinas y montar una lavandería, suponiendo que los ingresos generados serían suficientes para cubrir la cuota del préstamo, el alquiler del local y otros costos, así como un pequeño sueldo para su papá, quien atendería el local.

Al principio les fue bien, pero un tiempo después el papá de Jorge se enfermó, por lo que la producción del negocio mermó considerablemente, al tiempo que los gastos ocasionados por la enfermedad aumentaron la presión sobre los ingresos. Seguir cumpliendo puntualmente con los compromisos se hizo imposible, ya que no habían previsto un capital operativo que sirviera de “colchón” ante una situación como la que se había presentado.

Desesperado, contrajo otros préstamos buscando un oxígeno financiero. Pero al contrario de lo que esperaba, la situación solo se complicó. Decidido no abandonar el sueño, Jorge tuvo que ajustarse los cinturones para cubrir las deudas y, a pesar de sus dos fuentes de ingresos, no le quedó otra que posponer su meta.

A medida que pasaban los meses, Jorge se sentía cada vez más frustrado por tener que vivir con lo justo, mientras la mayor parte de su dinero iba a manos de sus acreedores. La situación llegó a ser prácticamente insoportable, sobre todo en el aspecto emocional, cuando la relación con su esposa empezó a resentirse. Entonces decidió buscar ayuda y asesoramiento para encontrar una solución a la crisis.

Para analizar la situación, realizamos un inventario de deudas y un flujo proyectado con lo que llegamos a la conclusión de que en 8 a 10 meses estaría cancelando casi todas sus cuentas, abriéndose la posibilidad de empezar a ahorrar, rehacer su historial crediticio y retomar su proyecto.

No obstante, Jorge se sentía triste y enojado al mismo tiempo, pues a pesar de sus esfuerzos, estaba aún lejos de su meta. Estos sentimientos, aunque comprensibles, le ataban al pasado y no le permitían enfocarse en el futuro ni disfrutar de lo positivo, que a pesar de todo le brindaba su presente.

Fue entonces que me permití mostrarle la importancia de rescatar los valiosos aprendizajes que su primera experiencia como emprendedor le había dejado, así como la de sentirse agradecido por la unidad de su familia y la salud que gozan tanto él como su esposa e hijas, valores esenciales para seguir avanzando.

Jorge, sin duda, un luchador, descubrió que un cambio en su manera de ver las cosas, enfocándose en lo positivo, era fundamental para salir de su estancamiento emocional y alcanzar los resultados económicos que buscaba.

Creo que experiencias como esta nos demuestran que aceptar la realidad, comprendiendo que en ella coexisten tanto aspectos positivos como negativos, y mostrar “conformidad” ante lo que ya no podemos cambiar, son actitudes que pueden resultar sumamente sanas, tanto en lo emocional como en lo económico. Esto obviamente, sin caer en el “conformismo” ante aquello que sí podemos transformar mediante nuestras acciones, gracias al aprendizaje que vamos recogiendo a lo largo de nuestras vidas.

___

Para más información y consultas, escribir a abock@superarte.com.py

Esta nota forma parte de la revista High Class de Junio 2017

Comenta esta noticia



Contactenos RSS Seguinos en facebook Seguinos en instagram