Contactenos RSS Seguinos en facebook Seguinos en twitter Seguinos en instagram

Economía: Cómo transformar tus finanzas

Dejá de preocuparte y empezá a ocuparte

Por Adriana Bock, economista

High Class Julio 2017 - Economía

Durante el tiempo que llevo dedicándome profesionalmente a la asesoría en finanzas personales, me tocó adentrarme profundamente en la realidad de muchas personas, cada una con sus aspectos únicos, pero con un punto en común: el deseo de mejorar su salud financiera y, por ende, su calidad de vida.

Todos los días llega alguien con una nueva historia, muchas veces con una carga de preocupación, angustia o frustración, buscando orientaciones. Pero ante todo, con ganas de obtener resultados diferentes y concretos. Al final de cuentas, la tranquilidad financiera es algo básico para cualquier persona, solo que no todos la buscan con la misma determinación.

Sin embargo, existen quienes se destacan por lograr aquello que se proponen y son mi inspiración de cada día. Una de las cualidades siempre presente, y que admiro en estas personas, es su valentía, pues se necesita mucha para reconocer errores y emprender cambios. Pero lo más interesante es lo que pasa a partir del momento en el que se comprometen consigo mismas y empiezan a aplicar nuevas estrategias para gestionar su economía.

El punto de partida siempre es tomar consciencia, tanto de los factores positivos —como trabajar en algo que te apasiona, contar con el apoyo del entorno familiar, tener buen historial crediticio, entre otros— así como de los negativos —la sobrecarga de deudas, falta de ahorro, exceso de gastos, etc.— y apuntar a metas específicas para cada aspecto, tanto en el corto como en el mediano y largo plazo.

Estos son algunos ejemplos de estrategias que pueden aplicarse, según el problema detectado:

1. Ingresos insuficientes. Si este es el caso, lo primero es activar al máximo la creatividad para ofrecer un mayor valor agregado al mercado, de modo que este responda llevando más dinero a tus bolsillos. Utilizá tu pasión, ya sea innovando dentro de tu actividad actual o sumando una nueva. Lo fundamental es no quedarse quieto y ser un radar de oportunidades.

2. Falta de ahorro. Muchos quieren ahorrar, pero pocos empiezan por lo más importante: cambiar de mentalidad. Desde chicos nos enseñan que el ahorro es lo que nos sobra después de gastar, pero esto no funciona. Necesitamos elevar el ahorro a una categoría de “gastos irrenunciables”, es decir algo con alto nivel de prioridad, una deuda con mi “yo del futuro”. El producto ideal para empezar a formar este hábito es el ahorro programado.

3. Gastos fuera de control. “El dinero simplemente desaparece”, “Ayer tenía plata en la billetera y no sé dónde fue a parar”… ¿Estas frases te suenan? Bueno, existe una razón por la cual el dinero se evapora de tu cuenta y no se trata de ningún misterio, sino del exceso de gastos. Muchas veces se trata de esos pequeños gastitos del día a día que ni siquiera tenemos en cuenta, pero que sumados pueden representar montos considerables. Empezá a anotar cada gasto que hacés, por más insignificante que parezca. Cuando veas cómo y a dónde se escapa tu dinero, tomá acciones para poner límites a esas fugas.

4. Deudas acumuladas, sin inversiones o bienes adquiridos que las justifiquen. A menudo el peso de las deudas se hace difícil de soportar, principalmente cuando provienen de compras de bienes de consumo pasajero y no precisamente de la adquisición de bienes duraderos, como un inmueble o un vehículo. Si constantemente te preguntas “¿cómo es que debo tanto y no tengo nada?” Bueno, esa podría ser la causa. Lo recomendable es armar un plan de pagos acelerado y cumplirlo con férrea disciplina hasta quedar libre de toda deuda tóxica. Y por supuesto, en adelante usar el crédito de manera más inteligente.

Sé que no es fácil dar ese primer paso, se necesita vencer el miedo para salir de la zona de confort, esa donde todo sigue y seguirá siendo igual. Pero tampoco es imposible, basta con elegir un foco donde concentrar la energía, tanto mental como emocional, y perseverar en ello hasta alcanzar la meta.

Creeme que la abundancia y la prosperidad ya habitan en tu interior, pero necesitás superar las barreras que las tienen atrapadas. Y no se trata de preocupación, sino de acción.

__

Para más información y consultas, escribir a abock@superarte.com.py

Esta nota forma parte de la revista High Class de Julio 2017

Comenta esta noticia



Contactenos RSS Seguinos en facebook Seguinos en instagram