Contactenos RSS Seguinos en facebook Seguinos en twitter Seguinos en instagram

Diseño Nacional: Rocío Achucarro

El alma de Ocre

No era diseñadora en ese entonces, y tampoco estaba interesada en serlo. Contradictoriamente, en 2004 Rocío Achucarro presentó su primera colección de moda. La aceptación del público dio como resultado más de 12 años de trayectoria ininterrumpida. Siempre con su marca Ocre, busca y encuentra la manera de sorprender con sus creaciones. Repasamos con ella su curiosa historia y, a la par, nos adelanta algunos de sus planes para el futuro.

Por Mariela García

High Class Noviembre 2017 - Diseño Nacional Rocío Achucarro Ocre

París, la capital del Haute Couture, fue la locación escogida para la última campaña de Ocre. Inspirada en la naturaleza, Botanique destaca por sus colores mucho más intensos respecto a otras colecciones de esta firma, de singular estilo romántico. En sus diseños, pensados para esta temporada primavera verano, se pueden apreciar formas que representan a las aves, las flores y las hojas. Así también se luce con toda su belleza el ñanduti, tejido artesanal que Rocío Achucarro reinterpreta en cada estación, dotándola de más valor todavía.

Aunque esta no sea la primera vez que presentamos a la diseñadora y su marca en nuestras páginas, igualmente quisimos ahondar con ella en sus comienzos y el camino recorrido hasta ahora. Rocío empieza relatando que “mi bisabuela era artesana, mi abuela modista y mi madre diseñadora. Yo crecí en su taller, pero nunca me interesé por este mundo”.

Al terminar el colegio optó por estudiar marketing. Sin abandonar sus estudios, en sus primeros años de facultad tuvo que ocuparse de una situación particular: “La empresa que manejaba mi mamá no estaba en su mejor momento. Recuerdo que un día reunió a la familia para anunciar que iba a cerrarla. Como la empresa contaba con una importante infraestructura, decidimos aprovechar su potencial para emprender otro proyecto”, relata.

Aplicando los conocimientos adquiridos en su carrera, la idea de Rocío fue contratar a una diseñadora y, mediante una campaña, presentar una nueva marca de indumentaria dirigida al público joven, ya que en ese entonces, las prendas de vestir provenían en su mayoría de Argentina. “Esta primera colección de muestra no fue de mi agrado. Ante el hecho de no contar con otra persona, y sabiendo bien que era lo que yo quería ofrecer, asumí el compromiso. Fue así como, con mi mamá, lanzamos en 2004 la primera serie de 25 prendas”, cuenta Rocío.

La misma estaba compuesta básicamente por jeans y blusas que en aquel tiempo era lo que se estilaba llevar en las salidas con amigos, las fiestas y otras actividades. “Mis primeras clientas fueron mis amigas. Después, la firma se hizo conocida por el popular de boca en boca”, agrega. A los pocos meses, ya en 2005, se dio la apertura del primer local, situado sobre la calle Julio Correa.

High Class Noviembre 2017 - Diseño Nacional Rocío Achucarro Ocre

Diseño y calidad

El ñanduti cuenta con un capítulo especial en la historia de Ocre. Si bien Rocío siempre tuvo un gusto especial por estos encajes artesanales, recién un par de años después se animó a intervenir sus creaciones con estas piezas. “En un principio llegamos a adquirir los círculos de ñanduti ya listos de Itaguá, pero con el tiempo fuimos evolucionando en su utilización”, explica. Este delicado material hoy también se luce en elaborados vestidos para los cuales ya generan sus propios diseños, con novedosos dibujos y formas. Para cumplir con la demanda trabajan estrechamente con 10 artesanas.

Junto a Ocre Ñanduti también están disponibles las líneas Ocre Prêt-à-porter, con elegante indumentaria lista para retirar; Ocre Atelier, para aquellas mujeres que gustan llevar vestidos hechos a medida, y Ocre Brides, similar a la anterior pero enfocada exclusivamente en novias. Estas cuatro series están enmarcadas dentro de la colección de temporada. Sobre este punto, Rocío se ratifica en que “nos enfocamos como una marca y no tanto como confeccionistas. Somos una firma que tiene su diseñadora, con una colección de estilo propio y que representa una idea”.

Ocre siempre se orientó en confeccionar prendas con mano de obra nacional y entregarlas en óptimas condiciones. Por esta razón, cabe destacar que existe una quinta división denominada Ocre Office. “Al contar nuestro trabajo con este tipo de cualidades, diversas marcas recurrieron a nosotros con pedidos de uniformes para su personal”, detalla nuestra entrevistada. A pesar de que esta línea nació con un enfoque distinto a las demás, se optó por conservar el nombre, ya asociado con al concepto de calidad.

Empezaron de a poco, pero rápidamente se dieron cuenta de que había un nicho en el mercado: la necesidad de hombres y mujeres de poder contar con otras opciones además de la clásica camisa blanca y el pantalón negro. Algunas de las propuestas de Ocre Office son las blusas con detalles de guipure, con randas, tablitas y volados, por ejemplo, realizadas con telas resistentes para el día a día.

High Class Noviembre 2017 - Diseño Nacional Rocío Achucarro Ocre

La evolución

Uno puede apreciar el crecimiento que experimentó esta marca a lo largo de sus casi 13 años, fijándose, por ejemplo, en su capital humano. En un principio, el equipo de trabajo lo conformaban cinco personas. Hoy cuenta con un staff de 25 responsables distribuidos en las diversas etapas de la producción. También destaca el hecho de que supo mantenerse fiel a su filosofía: “Por más de que Ocre fue cambiando y evolucionando, la esencia siempre fue la misma: crear productos de calidad, a precios justos, destinados a un público exigente, y que este pueda llevar prendas que sean clásicas pero a la vez divertidas”.

Pero lo más sobresaliente es que conforme la diseñadora fue madurando, Ocre hizo lo mismo. “Con el tiempo me di cuenta de que la clientela me pedía cada vez más prendas casuales, para salidas. Hace un par de años decidimos, con el equipo, realizar un estudio de mercado y consultoría, y mediante eso nos dimos cuenta de que ese era el momento oportuno para establecernos y consolidarnos como marca de alta costura”, precisa, mientras agrega que “mi carrera me ayudó mucho a saber cómo ubicar y posicionar mi firma; yo sabía perfectamente que quería afianzarme como marca, no como Rocío Achucarro diseñadora”.

Y aunque terminó siéndolo sin proponérselo, no se quedó solo con la experiencia ganada en el trabajo del día a día. Tomó cursos de moldería, corte y confección, ya que decidió especializarse más en producción y no tanto en lo que respecta al área creativa. “Es súper importante saber diseñar, pero eso no lo cumplís a cabalidad si no tenés la idea de la parte constructiva. Para mi suerte, yo tuve el apoyo de mi mamá y mi familia, que me dio este espacio para que pueda crear y equivocarme, y probar hasta que resulte”, reconoce.

Buscando siempre capacitarse, fue durante una especialización en Londres que descubrió su verdadera pasión: el fashion marketing. Por esta y otras razones, adelanta que está considerando alejarse paulatinamente del diseño, que si bien es algo que hoy disfruta plenamente, también es consciente de que su marca necesita cubrir otras necesidades que se presentan conforme va creciendo.

“Está en mis planes dejar de lado la parte más operativa del diseño para asumir un cargo más de gerenciamiento, para ocuparme de asuntos como logística, producción y fashion marketing, justamente. Sería algo así como cerrar un ciclo que es necesario para la firma, para que esta pueda moverse sola en un futuro. Por el momento te diría que sí, siempre voy a ser parte de Ocre, porque es algo que lo llevo muy dentro de mí; pero también tengo otros proyectos en mente, que nada tienen que ver con lo que hago ahora”, finaliza.

Esta nota forma parte de la revista High Class de Noviembre 2017

Comenta esta noticia



Contactenos RSS Seguinos en facebook Seguinos en instagram