Contactenos RSS Seguinos en facebook Seguinos en twitter Seguinos en instagram

Destinos: Barú

El encanto del Caribe colombiano

Barú es uno de los tesoros del Caribe colombiano. Un destino que invita a la relajación completa, ampoule hamacado al cadencioso ritmo de las olas y rodeado de una naturaleza exuberante que besa a la arena blanca y al azul del mar con las enredadas raíces de sus manglares. Es uno de esos lugares donde uno se entrega al cálido sol, al arrullo del viento y al encanto del mar hasta olvidarse por completo de que el resto del mundo existe.

Por Valeria Gallarini Sienra

Barú es una península convertida en isla por el canal del Dique, un canal artificial de 113 kilómetros que fue construido por los españoles durante el siglo XVI para facilitar la navegación entre el río Magdalena y la ciudad de Cartagena de Indias. Al crearse el famoso canal, la península quedó separada de la tierra, convirtiéndose en isla.

Barú es uno de los destinos playeros más populares del área de Cartagena de Indias, gracias a sus 6.000 hectáreas de superficie, su cercanía a la ciudad y sus hermosas playas de –y aquí cito al brochure–“arena blanca y aguas cristalinas.” Así te la venden. Pero en realidad puedo afirmar que los cristales palidecen frente a las aguas del Caribe colombiano, que regalan a los ojos magníficos tonos que van del azul al turquesa.

Barú se encuentra entre las islas del Rosario y Cartagena. Se puede acceder a ella en lancha desde Cartagena, un hermoso paseo de solo 45 minutos, o por vía terrestre, atravesando el canal del Dique en un pequeño ferry, un paseo que dura un poco menos de dos horas.

La isla se encuentra poco poblada y aún no se ha producido una invasión hotelera. Solo hay unos pocos resorts con playas privadas y una arquitectura muy poco invasiva y edificaciones ecológicas en algunas de sus playas, por lo que Barú aún preserva su encanto de pueblo de pescadores a pesar de ser uno de los mejores destinos turísticos de la zona.

Sin lugar a dudas, el mejor hotel para disfrutar de todo el encanto de Barú es el Hotel Royal Decameron Barú, un resort all inclusive, ubicado frente al mar, con una encantadora arquitectura que se mezcla a la perfección con su entorno permitiendo al huésped disfrutar de todo el encanto del viento del mar, del verdor colombiano y de las espectaculares playas.

El Royal Decameron cuenta con una encantadora playa privada y acceso privado a Playa Blanca, la más hermosa playa de la isla y con el nombre totalmente merecido, que si bien es pública, se mantiene aún bastante virgen, y nos sumerge en el Caribe de azul más intenso.

El hotel, como indicábamos más arriba, es de la modalidad de “todo incluido”, ofreciendo 4 restaurantes, 5 bares y 3 enormes piscinas, un amplio centro de convenciones con equipos de última tecnología y capacidad para 700 personas, un business center, una discoteca y un completo programa de actividades diarias que provee entretenimiento para todos los miembros de la familia.

Sobre la playa hay un bar donde pueden disfrutarse de exquisitas comidas rápidas como brochettes de pescados y mariscos, así como también deliciosos cócteles disponibles todo el día y sin costo adicional. Entre las actividades disponibles en el hotel se encuentran distintos deportes náuticos no motorizados como windsurf, kayaks, snorkel, que pueden practicarse gratuitamente. También está disponible una navegación con guía por los manglares y un lago que conecta con el mar Caribe y varios tours programados con precios muy convenientes para recorrer las cercanas islas del Rosario.

Cabe recalcar que Colombia es un lugar relativamente barato para los turistas, por lo que los alojamientos, comidas y demás lujos no son excesivamente caros como en otros destinos, a pesar de contar con una infraestructura turística muy cómoda, de estar muy bien organizada para los visitantes y de contar con una excelente gastronomía.

Conocé la belleza de Barú en la nota completa de Destinos de la nueva High Class.

Comenta esta noticia



Contactenos RSS Seguinos en facebook Seguinos en instagram