Contactenos RSS Seguinos en facebook Seguinos en twitter Seguinos en instagram

Coaching: La tecnología y vos

Conectate contigo mismo para conectarte con el otro

Por la Lic. Daisy Abente, psicóloga y coach ontológico

High Class Octubre 2017 - Coaching

Estamos en la era tecnológica, donde los estímulos visuales son preponderantes y constantemente estamos estimulados por las pantallas: si no es el celular, es la computadora, la tablet, el GPS, la TV. Vivimos en la nueva conectividad que nos empuja a postear constantemente todo aquello que pensamos, sentimos o hacemos, lo que nos lleva a que, de alguna manera, estemos pendientes de las redes sociales, viviendo así “virtualmente”. De hecho, para muchas personas estar presentes en las redes sociales es una herramienta de trabajo vital, ya que es sabido que se vende más en las redes que en cualquier otro medio del siglo pasado.

Así también esto nos lleva a estar acostumbrados a la inmediatez, a la rapidez de los resultados o a las respuestas de las acciones que hacemos. Lo que a su vez nos hace menos tolerantes a la frustración, la paciencia, la espera; cualidades que necesitamos adquirirlas, pues las cosas buenas de la vida generalmente llevan tiempo.

Una usuaria de las redes sociales me comentaba días atrás: “Me siento atrapada en el celular, si bien trabajo con esto, estoy pendiente todo el tiempo”. Hay estudios que revelan que más del 60 % de la población mundial está conectada permanentemente a las redes sociales. Esta es una conexión aparente porque el estar on-line no implica estar relacionándonos con otro de verdad, sino que también puede llevarnos a la soledad, la depresión o el aislamiento.

Una investigación hecha a adultos revela que, al salir de sus casas, el 80 % de las personas se pueden olvidar de la billetera, la cartera o algún accesorio, pero el celular siempre lo llevan consigo. Hoy por hoy, para algunos es como una extensión de la mano, un elemento indispensable para vivir.

De hecho, la tecnología –como toda herramienta– es buena y provechosa en la medida en que sepamos usarla. Por lo tanto, radica la libertad, la creatividad y el criterio personal para que esto así sea.

Entonces, ¿cómo nos conectamos? ¿Qué es estar presente? ¿Cómo podemos hacer para estar conscientes de lo que hacemos y somos sin dejarnos apabullar por el excesivo uso de la tecnología? ¿Cuánto del disfrute de las experiencias las dejás pasar por tu propio cuerpo viviendo intensamente sin necesidad de compartirlo en lo virtual? ¿Qué creés que estás buscando o necesitando? ¿Es un medio de expresión? ¿Estás queriendo aumentar tu audiencia, buscás popularidad? ¿Estás llenando algún vacío?

Si bien las redes sociales son el espacio público donde nos vinculamos (antes eran las plazas), vale la pena analizar cómo y para que lo hacemos. Volver a conectarnos con nosotros mismos, buscar encuentros más genuinos y verdaderos que no sean solo a través de las pantallas, las cuales no dejan que podamos ahondar en esa relación.

Estar presentes implica estar conscientes de quiénes somos en este momento: qué pienso, qué siento, qué deseo, qué me emociona, qué hago. Es dejar la automatización para entrar en un estado de mayor intensidad y conexión con las experiencias que vivo.

Sostengo que vamos adaptándonos a los cambios de esta nueva era, vamos construyendo juntos las mejores prácticas de acuerdo a las realidades que nos tocan vivir, pero nadie tiene el manual para hacerlo sin errores; pues gracias a estos vamos modificando nuestras prácticas, y por ende vamos evolucionando.

Evolucionemos junto con la tecnología, sigamos conectándonos con nosotros mismos, explorando nuestro ser y sigamos buscando la mejor versión de nosotros mismos, lo que se traducirá en la búsqueda permanente de nuestro crecimiento personal.

___

Para más información y consultas, escribir a dabente@superarte.com.py

Esta nota forma parte de la revista High Class de Octubre 2017

Comenta esta noticia



Contactenos RSS Seguinos en facebook Seguinos en instagram