Contactenos RSS Seguinos en facebook Seguinos en twitter Seguinos en instagram

Coaching: Cómo tomar decisiones correctas

Aprendamos a elegir y a asumir el costo de nuestras decisiones

Por la Lic. Daisy Abente, psicóloga y coach ontológico

High Class Coaching Junio 2017

¿Te ha pasado alguna vez que no sabés qué hacer ante una situación que te hace dudar? ¿O sos de las personas que no analizan mucho antes de hacer algo, sino que atropellan y simplemente lo hacen?

Aunque no siempre nos damos cuenta, nuestra vida está hecha de decisiones. Cada día escogemos desde las cosas más simples y habituales hasta las más grandes y relevantes. Decidís desde la hora en que te vas a levantar y qué vas a comer, hasta las acciones que marcarán tu agenda: los llamados o mensajes que harás, las compras o las transacciones financieras. También cuando dar un beso a tus hijos, salir a hacer algo con tu esposo, dejar el trabajo, comenzar una dieta, ser regular en la facultad o tomar un posgrado. Si te ponés a pensar, todo el tiempo estás eligiendo algo, por lo tanto tendrás una consecuencia.

Para mí, las decisiones son eso: elegir lo que vamos a pensar y hacer. Probablemente no siempre podremos elegir las emociones, pero todo lo demás creo que sí. Es por ello que debemos asumir el costo de nuestras elecciones.

¿Sos consciente de tus decisiones? ¿Estás conforme con tus resultados? ¿A la hora de tomar decisiones sos firme o dubitativo? ¿Qué haces ante la duda? ¿Cuánto tiempo te lleva tomar decisiones relevantes?

Las decisiones son todas importantes. Cada una de ellas cuenta y no hay una jerarquía, porque cada una trae un resultado consecuente. Por eso es bueno pensar muy bien antes de tomarlas. He aquí algunos apuntes sobre el tema:

Criterio. Necesitamos tener un espíritu de análisis y critica ante las decisiones que tomamos, y por sobretodo, establecer criterios de discernimiento antes elegir. Por ejemplo, elijo despertarme temprano para estar arreglada como me gustaría, o no me agendo esa reunión a última hora del día porque coincide con mis clases de gimnasia y mi actividad física es prioritaria para mi salud.

Perseverancia. Muchas de las decisiones cotidianas que tomamos necesitan de un tiempo para poder cosechar el resultado. En la medida que esas decisiones se mantengan en el tiempo, se convertirán en hábitos. Por ejemplo, llevar conmigo el dinero necesario para mis necesidades del día, así controlo mis gastos.

Determinación. Estar seguro de la decisión a tomar es fundamental, pues esta seguridad se traducirá en una decisión fuerte y sostenida, que no claudicará. Acá entra a jugar el deseo y la voluntad personal, por lo tanto se pone a prueba la fortaleza de cada uno. El típico ejemplo puede ser el de una sana alimentación: no salgo de mi plan alimenticio ni aunque me presionen.

Autoestima. Si estoy segura de quien soy y de lo que quiero, mis decisiones estarán basadas en mi deseo genuino, por lo tanto tendrán una base sólida que las sustenten. Es fundamental que podamos saber quiénes somos y a dónde queremos llegar, ya que es cada uno quien define su rumbo. Por ejemplo: decido empezar ahorrar porque pienso en mi yo del futuro; o a mí no me gustan los zapatos con plataformas, por lo tanto no me los compro, porque mi estilo personal es más importante que la moda.

Madurez. Aceptar y reconocer que las cosas que me ocurren o dejan de ocurrir, pasan por las decisiones que tome o tomo actualmente, por lo tanto hacerme cargo de esto es sanador. El típico ejemplo puede ser cuando se escucha a algunas personas decir “me metieron en la lista de morosos”, cuando que en realidad por alguna razón es la propia persona quien se desordena y deja de cumplir con sus compromisos.

A tomar decisiones correctas también se aprende, y nada mejor que la propia experiencia personal donde por ensayo y error vamos perfeccionando esta habilidad que todos tenemos. Te invito a estar más atenta a tus decisiones y ojalá que estas ideas te despierten una curiosidad personal para analizar cómo vas con este tema.

___

Para más información y consultas, escribir a dabente@superarte.com.py

Esta nota forma parte de la revista High Class de Junio 2017

Comenta esta noticia



Contactenos RSS Seguinos en facebook Seguinos en instagram