Contactenos RSS Seguinos en facebook Seguinos en twitter Seguinos en instagram

Coaching: Bienvenida a lo nuevo

El beneficio de cerrar etapas

Por la Lic. Daisy Abente, psicóloga y coach ontológico

High Class Setiembre 2017 - Coaching

Hablar de cerrar círculos puede sonar un poco superficial. Pero la verdad es que aceptar las cosas que nos suceden no es tarea fácil. De hecho, resulta más complicado para algunas personas que para otras.

La vida misma es cambio, es dinámica. Todo lo que nos rodea se transforma constantemente. Paradójicamente, muchas veces nos negamos a cambiar, pues nos cuesta aceptar que las cosas o circunstancias ya no son lo que eran. Y acá vale analizar: ¿Qué es lo que nos cuesta aceptar? ¿Qué es lo que duele? ¿Nos duele el cambio propiamente dicho, que las cosas ya no sean como antes o añorar sentimientos del pasado?

Cerrar etapas, culminar procesos y afianzar ciclos es sanador, pues para abrir un nuevo círculo necesitamos dar por terminado el anterior. Aprender a soltar ciertas cosas, dejar que fluyan sin aferrarse a ellas es positivo.

Estas son algunas de las cosas o situaciones a las que generalmente nos aferramos:

Personas. Ocurre cuando no podemos estar lejos o separados de personas significativas para nosotros, a pesar de que nos hagan daño.

Lugares. Influye el hecho de mudarnos, de viajar o cambiar de hábitat. También se puede dar en forma de rechazo a cambiar de casa o trabajo.

Objetos. A veces nos aferramos a objetos materiales porque brindan sensación de seguridad (muebles familiares u otros objetos atesorados).

Creencias. Muchas veces las ideas nos atrapan y gobiernan tanto que pueden llegar a hacernos daño.

Al pasado. Se da cuando estamos constantemente pensando en lo que ya pasó, esto puede impedirnos disfrutar del presente.

A las emociones. Cuando nos quedamos estancados en una emoción, convirtiéndola en sentimiento. Es bueno sentir y dejar pasar las emociones.

A la juventud. Ser resume en el hecho de apegarnos a la idea de la eterna belleza, la cual no perdura. Aprender a valorar todo tipo de hermosura nos conectará con la divinidad mucho más que el estar pendientes de los estándares preestablecidos.

Al placer. Consiste en quedarnos pegados solo a las sensaciones positivas y hedonistas, huyendo todo el tiempo de lo que se contraponga al dolor.

Ahora bien, ¿cómo soltamos estas emociones? Aceptando que las cosas cambian, que no son eternas; reconociendo que lo que fue, ya no es; y empezando un nuevo ciclo con todo lo que este suponga: miedo y duda. Pero si hay algo de lo que podemos estar seguros es de que podremos hacer realidad nuevas y mejores cosas.

A veces soltamos por las buenas, otras por las malas. Por las malas generalmente cuando las cosas suceden de pronto, sin anestesia y nos generan sufrimiento. Por las buenas, cuando decidimos soltar por cuenta propia, haciéndonos cargo del dolor que esto nos genera. De todas maneras, ser conscientes de lo que nos generan ambas situaciones, canalizar nuestras emociones y hacernos cargo de ellas harán que vivamos con mayor consciencia.

Para cerrar ciclos necesitamos:

Aceptar. Reconocer que las cosas ya no son de determinada manera, o que en cierto momento ya no son productivas o beneficiosas.

Desear. Analizar desde el corazón qué es lo más anhelado, y tener claro adónde ir y cómo llegar hasta ahí.

Accionar. Diseñar un plan de tareas que acerquen al lugar donde se quiere estar. Dentro de esta etapa se encontrarán las mejores estrategias para conseguir lo deseado.

¿Qué ciclos aún no cerraste? ¿Qué te cuesta soltar? ¿Hay cosas o personas que aún no aceptaste? ¿Estás atascada en un proceso sin poder concluirlo? Estas son algunas de las preguntas que podrías hacerte para avanzar.

Para finalizar, recordemos que es relevante soltar, porque cuando no procesamos las cosas que vivimos, estas se estancan y pueden llegar a inmovilizarnos. Porque al aceptarlas estamos dando la bienvenida a que lo nuevo surja y, sobre todo, porque aceptar sana, ayuda a conectarnos con la vida y con la esperanza.

Te desafío a enfrentar a los monstruos que te atacan y a dar la bienvenida a lo nuevo.

___

Para más información y consultas, escribir a dabente@superarte.com.py

Esta nota forma parte de la revista High Class de Setiembre 2017

Comenta esta noticia



Contactenos RSS Seguinos en facebook Seguinos en instagram