Contactenos RSS Seguinos en facebook Seguinos en twitter Seguinos en instagram

Casa Novia

Un espacio creado para ellas

Se conocieron en el kínder y la vida las hizo amigas. Hoy, pilule las tres son esposas y madres, buy cialis a la par que mantienen una vida profesional activa, ahora más que nunca pues formaron una sociedad donde comparten una gran responsabilidad: la de reafirmarse como núcleo de la creciente industria de las bodas. Pero el objetivo es uno solo: que la novia encuentre en este lugar, un espacio donde pueda sentirse única y especial.

Por Patricia Luján Arévalos

casa_novia

Alejandra González, Alejandra Duarte y Adriana Ortiz dieron juntas sus primeros pasos académicos. Más allá de ser excompañeras y socias, sobre todo, son amigas. Ale Duarte es diseñadora gráfica y mamá de dos varones; Ale González es abogada y mamá de tres hijos; Adriana Ortiz es diseñadora y confeccionista de tocados, además de madre de tres niñas. Sus vidas como profesionales se ven complementadas por sus vidas familiares y es el día de sus respectivas bodas donde este emprendimiento nace realmente.

La experiencia de Adriana Ortiz en la confección de tocados para novias fue una especie de puntapié inicial para la creación de Casa Novias. “Las tres estábamos charlando sobre el anhelo de hacer algo juntas. Llegamos a la conclusión de que cuando nos casamos las tres, hace más de 6 años, nos fue un poco difícil adquirir los complementos para nuestra boda. Recordábamos que si bien existía gente que lo hacía, y muy bien, nos tomaba mucho tiempo ir de lugar en lugar en la búsqueda de todos los accesorios”, comentan las tres amigas. Pensando en cómo facilitar a las novias el trabajo de buscar los complementos y lidiar con el ajetreo de la ciudad, vieron la oportunidad de ofrecer un servicio donde todo esté disponible.

De esa manera nació el concepto de Casa Novia, un lugar exclusivo donde la novia contemporánea puede encontrar todos los complementos y accesorios para el gran día en un mismo lugar. El buen gusto y la excelente calidad en la selección de productos son el norte que guía su trabajo. Las ganas de trabajar y de tener un negocio propio las motivó a crear este lugar donde las tres se pueden sentir identificadas con el trabajo conjunto.

Si nos dejamos guiar por los estereotipos, podríamos pensar que es difícil que tres mujeres profesionales puedan convivir y realizar una labor donde se reparten las obligaciones y los beneficios por igual. Por suerte, los estereotipos están pasados de moda. “La verdad nos es fácil la tarea, ya que existe entre nosotras una amistad de muchos años. Nos conocemos perfectamente, sabemos cuando estamos bien y cuando no. Nos respetamos, somos sinceras y, sobre todo, nos queremos mucho. Todavía no encontramos un punto en el cual haya habido alguna diferencia en lo laboral. Las tres cumplimos diferentes funciones, pero nos complementamos entre nosotras. Estamos en todos los detalles y nos organizamos de tal manera que todos los roles sean cumplidos”, mencionan.

Sin duda, la amistad es el lazo fuerte que las mantiene unidas y el enlace que articula un negocio organizado. Siempre decimos que con cada novia que llega a la tienda, nos volvemos a meter en ese ‘papel de novias’ que alguna vez fuimos”, aseguran, y agregan que: “Es muy lindo lo que vivimos porque la novia es una mezcla de pura ilusión, ansiedad y felicidad, algo que indudablemente se transmite. Nosotras a cambio le damos seguridad y la tranquilidad de que va a llevar un producto de primera calidad, hecho con los mejores materiales y, principalmente, con mucho cariño”.

Una experiencia única

Casa Novia surgió de conversaciones en las que Ale Duarte, Ale González y Adri Ortiz reflexionaron juntas acerca de lo lindo que sería emprender un desafío común, que les permitiera realizar actividades laborales en un ámbito que les apasiona a las tres, y que eso significara a la vez realización y crecimiento personal para cada una. Un agregado importante que el trío menciona es la gratificación que viene con la posibilidad de organizar cada una su propio tiempo en función con las necesidades de cada jornada laboral.

“En el aspecto comercial, la idea cobró fuerza a partir de haber identificado un nicho de mercado muy importante, que es el de los artículos de alta costura para novias, y haber notado que existía una demanda intrínseca latente por parte de novias, madrinas e invitadas”, puntualiza Alejandra González. Casa Novia se ha consagrado en menos de un año como la tienda especializada para casamientos más solicitada. Por esa razón, el local fue concebido como una experiencia única de atención excelente y soluciones completas.

La identidad de esta sociedad parte de la premisa de que una boda es un evento importante e inolvidable en la vida de las mujeres, un momento que genera mucha expectativa e involucra muchos sentimientos durante su planeamiento. “En ese sentido, trabajamos arduamente para poner a disposición de nuestras clientas un catálogo de artículos y complementos de alta costura para la ocasión, seleccionando las tendencias de vanguardia a nivel mundial, sin perder nunca de vista los valores de la sobriedad y el buen gusto, e incorporando además prendas que llevan la firma de los mejores diseñadores de moda de nuestro país”, aseguran las propietarias del emprendimiento.

El día laboral empieza con una taza de té, infaltable para que estas tres amigas comiencen a tratar los temas del día. Desde la revisión de los artículos pendientes de entrega hasta concertar nuevas citas, pasando por la revisión de presupuestos enviados y aceptados, control de stock, poner en orden el depósito, controlar la calidad de los productos… Entre responder e-mails y mensajes, y reunirse con novias, el día pasa volando. Una vez que la clienta fija una cita con Casa Novia, se llena una ficha con las respuestas que ella da a las preguntas que conforman la entrevista. La intención es que el look nupcial sea perfecto desde el maquillaje, el peinado, los accesorios, las joyas, el velo e incluso los zapatos y, por supuesto, el tocado.

Cuando se trata de las joyas, los zapatos, los vestidos y demás productos que implican diseño y confección, Casa Novia apuesta incondicionalmente por los diseñadores nacionales, pues Alejandra Duarte, Adriana Ortiz y Alejandra González están más que convencidas de la excelente calidad, el buen gusto y la creatividad de las personas con las que trabajan. Esta es también una forma de apoyar la industria nacional de diseño y los productos que se pueden comprar en su tienda son pruebas de eso.

Lo que más se vende es, sin duda, el tocado, que es un accesorio indispensable para toda novia, pues este elemento ha vuelto como tendencia indiscutible. Después del vestido, el tocado es lo más importante y Casa Novia trata de orientar a sus clientas con respecto a qué estilo de tocado usar para el gran día. “Nos guiamos por el diseño del vestido y las telas que se utilizan para su confección, a fin de lograr un look armonioso, pero siempre respetando el estilo de la novia. Los tocados no son solo de novias, sino que ahora muchas madrinas e invitadas se animan a complementar el vestido con un accesorio para el pelo, algunas se animan a llevarlos grandes, otras optan por algo más discreto”, explican. Ellas trabajan incansablemente hasta ver satisfechas a las clientas. Su perfeccionismo las ha hecho favoritas dentro del rubro.

Hace un tiempo, el mayor reto de esta sociedad fue encontrar un lugar acorde a sus necesidades que las albergue, un nuevo hogar para el arte de vestir a la novia. Hoy, ese reto ha sido conquistado: Esa casa es nuestro sueño, no podemos creer que se nos dio tan rápido, estamos muy ilusionadas y ponemos todas las energías para que las clientas se sientan cómodas y que sea para ellas una experiencia única, y salgan felices de haber estado allí”.

Para fijar una cita nos pueden escribir un a casanoviapy@gmail.com, y pueden seguirlas en la cuenta de Instagram (@casanoviapy) y en Facebook (CASANOVIA) para enterarse de todas la novedades.

Una tienda all-in-one

Casa Novia ofrece una amplia variedad de productos que giran en torno a la confección de alta costura y al buen gusto de Alejandra González, Adriana Ortiz y Alejandra Duarte, sus propietarias. Son tres las principales líneas de productos con las que cuentan: accesorios confeccionados en su propio taller; vestidos, zapatos y accesorios de diseñadores nacionales; y productos importados. Alejandra Duarte Barrail diseña tarjetería fina con motivos exclusivos en una gran gama de papeles y tipografías.

Vestidos exclusivos para el casamiento civil, los tocados de alta costura de Adriana Ortiz para novias, madrinas e invitadas, velos, zapatos, guantes, joyería y ajuar. Para el cortejo, ofrecen tocados, almohaditas para los anillos, canastitas para los pétalos y el arroz, vestidos y ropitas para los niños, y accesorios. Para las madrinas e invitadas tienen vestidos de alta costura, tocados, clutches y sobres, cintos y broches listos para usar a fin de dar soluciones fáciles para un vestido si lo necesita. Joyas, bisutería, zapatos y medias, por supuesto.

Esta entrevista fue publicada originalmente en la edición 2014 de High Class Bodas.

Comenta esta noticia



Contactenos RSS Seguinos en facebook Seguinos en instagram