Contactenos RSS Seguinos en facebook Seguinos en twitter Seguinos en instagram

Belleza: Una máscara al rescate de la piel

Lograr una piel impoluta, eliminar las manchas, corregir líneas de expresión y flacidez. Según los principios activos que contengan, las máscaras cumplen diversas funciones para el cuidado de la piel. En esta nota te contamos sobre el último must de las beauty rutinas del gabinete dermatológico y estético, comprendido entre un espectro de luz específico dispuesto a trabajar en profundidad, para revelar la mejor versión del rostro.

High Class Julio 2017 - Publinota Máscara

Recomendadas para recuperar y estimular las funciones de la piel, las máscaras faciales son el gran secreto detrás de un rostro luminoso y descansado. Para elegir cuál utilizar, lo ideal, en cada caso, es comenzar por un buen diagnóstico de la piel y tener en claro qué resultado se pretende. Una de ellas es la que Raio Bemba acaba de incorporar a su nuevo espacio de relax y que tiene como protagonista una careta de aspecto futurista, como alternativa al bótox y la cirugía estética.

Suena a ciencia ficción, pero esta tecnología que parece traída del espacio comenzó a utilizarse tras investigaciones de la industria militar y aeroespacial. De hecho, la NASA impulsó estudios sobre la terapia LED para la foto-bioestimulación con el objeto de acelerar el proceso de curación y cicatrización de las heridas de la piel de los astronautas, según profundiza Viviana Marín, de Raio Relax.

En el campo de la estética, evolucionaron los elementos para aplicar luz atérmica en zonas específicas, que iluminan pero también embellecen, especialmente cuando se trata de la máscara LED (diodo emisor de luz), la cual es empleada para diferentes enfermedades. En virtud de este novedoso aparato al servicio de la belleza, la especialista menciona que este tratamiento induce a la estimulación fisiológica de la piel y potencia el rejuvenecimiento facial.

Además, esta tecnología ayuda a paliar los estragos del frío y pone en condiciones al rostro para el cambio de estación. Trata la piel desde adentro hacia afuera, generando una reacción fotobioquímica muy similar al proceso de fotosíntesis de las plantas, al promover el crecimiento de los tejidos. “Es muy eficiente puesto que suministra energía suficiente para generar una respuesta en la piel y, en consecuencia, curar las células dañadas”, señala Marín respecto a la técnica conocida como también terapia reconstructiva.

Al igual que cualquier tratamiento médico estético, es primordial contar con el aval de profesionales cuya experiencia comprobada no solo brinde los resultados esperados sino la tranquilidad de estar en buenas manos. En el caso de Raio Relax, el gabinete está conformado por la Lic. Elsa Flor Cubilla, quien se encarga de la parte de estética y el Lic. Diego Villalba, enfocado en las terapias de drenaje linfático y post-operatorio.

“Personas de cualquier edad y tipo de piel, siempre que estén sanas, sin elementos patógenos, infecciones ni inflamaciones, y que desean un tratamiento altamente efectivo, rápido, no invasivo y seguro de rejuvenecimiento, reafirmación y levantamiento del contorno del rostro, pueden optar por este método”, garantiza Marín.

Luces y acción

En cuanto a las acciones y los usos más conocidos de la máquina, se destaca el de la corrección de todos los signos del envejecimiento, ya que multiplica por cinco la síntesis natural de colágeno y elastina. Gracias a su poder antibacteriano, reduce leve y moderadamente el acné, y así también disminuye la apariencia de las cicatrices y mejora la cuperosis. Además, alivia el dolor post-tratamiento estético con mesoterapia, hilos tensores, plasma, entre otros.

En primera instancia, se recomienda consultar con el dermatólogo, y a partir del diagnóstico sobre el estado cutáneo, determinar el número de sesiones, el tipo de luz LED y el tiempo de exposición sugerido. Y como en todos los tratamientos, la constancia es clave.

El primer paso, antes de usar la máscara LED, es preparar la piel, limpiándola con una leche de limpieza o gel limpiador, con el propósito de abrir los poros y optimizar los resultados. Con el cutis libre de impurezas, se extiende la careta sobre el facial, ajustada con la goma de sujeción para evitar cualquier movimiento de la misma, y se deja actuar la luz entre 20 a 30 minutos.

Pasado el tiempo de exposición necesario, se retira la máscara y se finaliza el tratamiento con la aplicación de una crema o ampolla específica para cada piel. La máscara no causa molestia, al contrario, es tan relajante que algunos hasta se quedan dormidos con ella. Cada sesión dura aproximadamente 50 minutos y está acompañada de música funcional y unos mimos de reflexoterapia, explica la profesional.

Depende mucho del nivel de deshidratación del rostro, pero a partir de la quinta sesión ya se notan cambios en la piel, indica Marín. En ese sentido, destaca que a simple vista se puede apreciar que el contorno de ojos y el de la boca son las áreas más agraciadas. Como colofón, la hidratación interna y externa es fundamental. Conviene enriquecer el tratamiento con una alimentación saludable, el uso constante del protector solar y de cremas adecuadas para cada tipo de piel.

__

Cada color, una aplicación

La máscara está compuesta por una primera capa con pequeñas bombillas que se colocan sobre la piel. Sobre ellas, para protegerlas, va una careta blanca. A diferencia de la luz pulsada, es una técnica visible indolora y con escasos efectos secundarios. Dependiendo del color, la luz LED tendrá unas aplicaciones u otras, como apunta Viviana Marín de Raio Relax. En todos los casos se debe seguir al pie de la letra las indicaciones del fabricante, considerando la intensidad y la potencia de cada aparato.

Luz roja: estimula la activación de los fibroblastos para la producción de colágeno y renovación celular. Restaura la matriz dérmica para que luzca mejor organizada y más joven. Además, produce un efecto desintoxicante y drenante.

Luz azul: detiene el desarrollo de la bacteria propionobacterium acnes, responsable del acné. Además, disminuye la inflamación e incrementa los mecanismos naturales de reparación, consiguiendo una mejoría en el aspecto de la piel.

Luz verde: es específica para reparar las pieles pigmentadas, manchas provocadas por el sol y la edad, penetrando en las capas de la epidermis. Asimismo, estimula los nutrientes y favorece a la regeneración de pieles maduras.

Esta nota forma parte de la revista High Class de Julio 2017

Comenta esta noticia



Contactenos RSS Seguinos en facebook Seguinos en instagram