Contactenos RSS Seguinos en facebook Seguinos en twitter Seguinos en instagram

Arte: Óxidos

Arte urbano creado por tres mujeres

Tres artistas, tres mujeres, tres amigas, un océano entre ellas y un proyecto en común que las llevaría a entrelazar realidades urbanas desde contextos muy distintos.

Por Valeria Gallarini

High Class Agosto 2017 - Arte

Toda esta aventura empezó con la artista mexicana, radicada en Berlín, Xochitl Pérez de Urban, quien al recorrer las calles de la capital alemana empezó a registrar no solo los grafitis con los que amanecía decorada cada día la ciudad, sino también cómo quedaban los espacios aledaños a los muros intervenidos por los grafiteros, y cómo el tiempo también iba dando pinceladas oxidadas a los muros de contenedores y paredes pintadas con grafitis.

A Xochitl también le llamaba la atención las tapitas de cerveza que quedaban desparramadas en el piso tras las intervenciones urbanas de los grafiteros, y como estas se iban oxidando, aplastando y volviéndose parte de las obras. Así, paulatinamente esas tapitas fueron integrando sus registros e interesándole cada vez más. Conversando con una amiga del otro lado del océano, la fotógrafa Sigrid Pelusa Clebsch de Biedermann, fue materializándose la idea de realizar un trabajo en espejo en nuestro contexto local, en el cual también fueron apareciendo grafitis, óxidos y tapitas.

Xochitl invitó a participar también a la pintora Lucy Yegros, quien exploró los óxidos y la pintura desde su perspectiva pictórica, y el resultado fue una explosión de tres fuerzas únicas, de tres miradas diferentes hacia lo efímero, lo pasajero, lo corroído. Pelusa, Xo y Lucy nos invitan a posar la mirada en todo aquello que se transforma día a día frente a nuestros ojos sin que nos demos cuenta, rescatando el valor de lo efímero, y maravillándonos con las manchas de pintura y de óxidos que van estampando cada día nuestras calles con tonalidades nuevas.

High Class Agosto 2017 - Arte

XOCHITL PÉREZ DE URBAN

¿Qué te llevó al arte?

Desde niña siempre tuve esa inquietud sobre el arte. Lo encontraba por todos lados en México. Cuando vivía allí me gustaba experimentar, mover, cambiar, transformar, y si no me gustaba lo que había hecho lo volvía a empezar. Eso me llevó a realizar mis estudios como diseñadora de interiores en la Escuela de Arte y Diseño de Ciudad de México. Desde niña siempre había deseado tener una cámara fotográfica –desde muy niña, cuando tenía 5 a 6 años–, y mi abuelo en ese entonces me consolaba diciendo que mis ojos eran la mejor cámara fotográfica que pudiera tener, que los abriera muy muy grandes para mirar por todos lados y que allí iba a encontrar cosas que fotografiar con mis recuerdos. Debido a que soy artista y esposa de un diplomático alemán, desde el año 2000 hasta la fecha he vivido en tres continentes, y en cada uno de ellos he encontrado siempre, de alguna manera, el arte entre su cultura, sus colores y sus climas. Ese clima que transforma, ese clima que siempre va a transformando las superficies, tanto con la nieve, con el calor, con la lluvia.

¿Qué fue lo que te empezó a guiar la mirada hacia los óxidos?

Lo de los óxidos empezó cuando caminaba por las calles de Berlín con esta cámara que por fin logré tener, recorriendo esta ciudad con mucho movimiento, color, pero sobre todo toda esa transformación de la ciudad desde después de la Segunda Guerra Mundial hasta la fecha. Este fue uno de mis puntos focales, porque cuando caminaba por las calles siempre había un andamio para transformar algún edificio y veía que la pintura caía sobre el piso, sobre los contenedores de construcción, con el cemento con todo el papel, con todo lo que estaban reciclando. Esos contenedores se quedan en la calle y, con el tiempo, la lluvia, la nieve o con el calor, pues empezaban a formarse sobre esa superficie. Son como óxidos de muchos colores. También caminando por el Muro de Berlín, mirando como los grafiteros al pintar dejaban esas manchas sobre el piso o pintaban un grafiti sobre otro, y también a causa de la nieve y al frío, esas pinturas se rompían, se caían y formaban lo que para mí era arte. Yo empecé a fotografiar a los pisos, los muros, los contenedores de basura de construcción, de todo lo que pudieses hacer una mancha, y de esas manchas empezó a salir el arte que implicaba ver en lo ordinario, como lo es una mancha, una obra de arte.

¿Cómo surgió la idea de hacer la muestra Óxidos y la de encararla de manera internacional?

Decidí llevar esta exposición al Paraguay por dos razones:la primera porque quería retornar a este hermoso país que es un país inolvidable y que me dejó muy gratos y hermosos recuerdos, pero sobre todo muchos queridos amigos; la otra era porque me he dado cuenta que en dos años Paraguay se ha transformado muchísimo. Se puede ver cómo los jóvenes, los estudiantes de arte, van a las calles y transforman todos estos grafitis de colores. Yo dije: “Si yo veo los grafitis en el Muro de Berlín pues quiero ver los grafitis en las calles de Asunción”. Entonces ahí vino exactamente la idea: retornar al Paraguay y llevar mis óxidos pero con una mezcla de artistas. En primer lugar elegí a artistas mujeres porque la exposición se llevó a cabo en marzo, y en marzo en celebraba el Día Internacional de la Mujer. Por esta razón elegí a Lucy Yegros, amiga, gran artista, una diva del Paraguay, una mujer de historia; Pelusa, Sigrid Biedermann, es una gran fotógrafa, sobretodo urbana, y desde hacía tiempo ya habíamos hablado del motivo de hacer algo juntas. Yo tenía un blog aquí en Berlín que se llamaba Walking Around Berlin, y ella empezó con la inquietud de hacer lo mismo: Walking Around Asunción. La cuarta mujer fue Simone Herdrich, que es alemana y directora del Centro Cultural Paraguayo Alemán, y quien además es curadora y artista.

¿Cómo fue la experiencia de trabajar con otras artistas para esta muestra?

La exposición fue todo un éxito, con casi 300 visitantes entre estudiantes, artistas locales, cuerpo diplomático, amigos y un importante patrocinio de la cerveza Sajonia. Toda esta combinación de elementos llevó a que guste mucho la muestra. Hubo verdaderamente mucho interés del público y también de la prensa.

A raíz de esta experiencia surgieron otros nuevos proyectos vinculados. ¿Me podrías hablar de ellos?

El próximo proyecto ya está en camino y consiste en llevar Óxidos de Asunción a Berlín para finales de este año. Es un proyecto muy grande para mí, y es un honor haber revolucionado un poquito con mis óxidos, y que ahora en Paraguay los patrocinadores tengan ganas de venir a presentar el arte de estas artistas también a Berlín. El otro proyecto que está en camino es que voy a la India en busca de óxidos. La idea es llevar los óxidos a Bombay, a la India, para que así vaya, de poquito a poquito, recorriendo el mundo, porque óxidos hay en todos lados, en todas las calles hay pintura. Todo es cuestión de abrir los ojos bien grande y tener creatividad para poderlos mostrar.

¿Qué es el arte para vos?

El arte para mí es una forma de expresar lo que mis ojos ven, captándolo con mi cámara y transmitirlo luego a través de mis fotografías urbanas –en este caso mis óxidos–, algo tan ordinario y simple, como una mancha oxidada por el tiempo, se puede convertir en algo extraordinario, como una obra de arte. Yo siempre he pensado que el arte no tiene que verse bonito, el arte tiene que hacerte sentir algo.

“Empecé a fotografiar a los pisos, los muros, de todo lo que pudieses hacer una mancha, y de eso empezó

a salir el arte que implicaba ver en lo ordinario -como lo es una mancha- una obra de arte ”.

 Xochitl Pérez de Urban

High Class Agosto 2017 - Arte

SIGRID CLEBSCH “PELUSA” DE BIEDERMANN

¿Qué te llevó a la fotografía?

Lo que me llevó a la fotografía es darme cuenta que a través de ella podía captar emociones, rostros, paisajes, sentimientos y congelar el tiempo en una foto. Las fotos para mí son la memoria de un instante que no se va a volver a repetir.

¿Qué fue lo que despertó tu visión de la fotografía como un medio expresivo?

Yo creo que cuanto más estudiaba y profundizaba en el maravilloso mundo de la fotografía, más me daba cuenta de que a través de mis fotos podía comunicar mis percepciones, mis sentimientos, mi mirada personal acerca de todo lo que me rodea.

¿Cómo recibiste la idea de participar en la muestra Óxidos?

Recibí la invitación de participar en la exposición Óxidos a través de una amiga muy querida: Xochilt de Urban, artista de origen mexicano que vivió varios años en nuestro país, ahora con residencia en Berlín. Ella estaba haciendo una serie de fotos urbanas, llamadas Caminando por Berlín, donde reflejaba el estilo de vida de esta ciudad y sus famosos muros llenos de grafitis. Ella me propuso hacer una serie de fotos llamadas Caminando por Asunción, fotografiando los hermosos muros pintados que tenemos en nuestra ciudad. Surge también la idea de incorporar tapitas de cerveza en nuestra fotografía, ya que la gente que pinta los muros, generalmente, se toma unas cervezas cuando los van pintando, y las tapitas caen al piso sobre las manchas de pintura. Utilizamos tapitas de la cerveza artesanal Sajonia, que tiene pintada un pájaro campana en su etiqueta, y la cerveza alemana que tiene pintada el Oso de Berlín, para representar nuestras dos ciudades (Asunción y Berlín). Las tapitas de Sajonia fueron fotografiadas en el Muro de Berlín y en sus calles. Toda la idea de la exposición fue fluyendo de una manera increíble. Como Xochitl venía a Paraguay para una exposición con Lucy Yegros, entonces me invitaron a exponer con ellas lo que sería la muestra Óxidos, Manchas y Tapitas. Utilizando todos los elementos mencionados, pero cada una en su estilo muy particular.

¿Cómo fue tu experiencia de trabajar con otras artistas para esta muestra?

Realmente para mí fue una experiencia maravillosa poder trabajar con estas grandes artistas Xochitl y Lucy, quienes además son personas increíbles. Me sentí muy cómoda y contenida por ellas. ¡Creo que fue la mezcla perfecta! La exposición fue algo bien diferente de lo que se hace en Paraguay, la hicimos en el Centro Cultural Paraguayo Alemán, quien nos abrió sus puertas, y especialmente su directora, la señora Simone Herdrich. Para mí fue una de las mejores experiencias en mi vida. Y ya tenemos planes de hacer otra exposición juntas, próximamente.

¿Qué es el arte para vos?

Para mí el arte es poder expresar mis emociones, mis ideas, mi particular mirada de la vida a través de mis fotografías.

“Utilizamos tapitas de la cerveza artesanal Sajonia, que tiene pintada un

pájaro campana en su etiqueta, y de una cerveza alemana que tiene pintada el Oso de Berlín,

para representar nuestras ciudades (Asunción y Berlín)”.

Pelusa de Biedermann

High Class Agosto 2017 - Arte

LUCY YEGROS

¿Qué te llevó al arte?

Cuando empecé a dibujar y a pintar, no sabía que con el tiempo iba a ser un camino para curarme y llegar a conocerme a mí misma.

¿Cómo fue esta experiencia de trabajar con amigas y en conjunto, a la distancia?

Lo tomé como un desafío y un juego con los colores. Pero me hizo ver que hoy en día ya no existen las distancias.

¿Cuál fue tu aporte a la muestra Óxidos? ¿Qué es lo que más vas a atesorar de esta experiencia?

Lo que más atesoro de esta experiencia es que a través del arte te podés conectar con otras personas maravillosamente.

¿Qué es el arte para vos?

Creo que el arte es no encasillarse y romper con todos los esquemas. El arte es libertad y ser uno mismo.

“Lo que más atesoro de esta experiencia es que a través

del arte podés conectarte con otras personas maravillosamente”.

Lucy Yegros

Esta nota forma parte de la revista High Class de Agosto 2017

Comenta esta noticia



Contactenos RSS Seguinos en facebook Seguinos en instagram