Contactenos RSS Seguinos en facebook Seguinos en twitter Seguinos en instagram

Arte: Félix Toranzos

Un inventor de emociones

Es hoy uno de los más destacados artistas plásticos del país, y su genio creativo fue documentado por nuestra revista a lo largo de estos 11 años. De su pulso espontáneo, sus técnicas artísticas y algunas de las exposiciones que destacan en su biografía, rememoramos con Félix Toranzos sus inicios y, juntos, nos mostramos expectantes a lo que vendrá más adelante.

Por Mariela García

High Class Octubre 2017 - Arte Félix Toranzos

Desde que presentó su primera muestra, en 1979, Félix Toranzos no para. En High Class tuvimos la oportunidad entrevistarlo en dos momentos de su vasta carrera. La primera vez fue en 2008, cuando charlamos con él sobre Piezas de escombros, una particular serie en la que combinó objetos recuperados de viejas construcciones con pinturas abstractas, remitiéndonos así al concepto de lo derruido y de lo que alguna vez fue usado y luego desechado.

Aquella fue una entrevista en la que nos reveló cómo su trabajo, en ese preciso momento, se estaba volviendo más abstracto. “Aparte del atractivo de la espontaneidad y la liberación que me permite como artista; lo abstracto también tiene la ventaja de que la obra siempre queda abierta a múltiples interpretaciones”, nos dijo Toranzos.

Transcurrió el tiempo y llegamos hasta el 2014. Redescubriendo La Última Cena fue la exposición que presentó ese año, una relectura al clásico de Leonardo Da Vinci que dio como fruto unas sus puestas más personales y representativas, en la que combinó la técnica gráfica con la digital.

Lejos de contener un mensaje religioso o metafísico, esa obra fue concebida más bien por su carácter estético y por un interés particular en el Renacimiento, un movimiento cultural muy ligado a la formación universitaria de Toranzos: la arquitectura.

“Yo quería formarme como arquitecto, y para aprender a dibujar mi padre me envió a la Escuela de Bellas Artes. Así fue como conocí las diferentes manifestaciones de la expresión. Lo de ser artista visual vino solo, y a buen tiempo”, rememora en esta breve conversación, que gira entorno a sus inicios y su proyección hacia el futuro.

“Todo lo que soy ahora es producto de una sorpresa”, responde ante la pregunta de si alguna vez se imaginó el rumbo que tomaría su vida. El haber podido conocer a muchos artistas y trabajar en sus talleres le sirvió para consolidar su técnica, a la que define como el “resultado de muchas experiencias pictóricas y gráficas”.

En cuanto a su visión del arte, y cómo esta se fue desarrollando a través de los años, afirma con seguridad plena: “Toda la concepción del arte, y lo que te lleva a la construcción del mismo, siempre está sujeto a una evolución diaria y sistemática. Mi constancia en el trabajo creativo es lo que me lleva siempre a descubrir una infinidad de oportunidades. Los conocimientos y los cambios se van adquiriendo, o se van dando a través de este crecimiento”.

Y es que, en pocas palabras, el arte para él es “una necesidad palpable y emotiva, que siempre estuvo ligada al gesto utilitario. Eso es lo que hace posible que toda necesidad se vista del concepto creativo de un artista”.

Cuando le planteamos a Félix Toranzos la idea de colaborar para este especial aniversario de High Class, no solo dijo que sí casi al instante, sino que además realizó una intervención que tiene mucho que ver con su obra gráfica.

Su trabajo consistió en convertir nada más y nada menos que nuestra tapa en una pieza arte, y para ello, el artista observó las fotografías seleccionadas, ordenó sus ideas y planteó un sistema de collage y transparencias sobre la imagen elegida.

No quisimos dejar pasar esta ocasión sin preguntarle si cuándo veríamos una nueva exposición suya. Sin dar mayores detalles, adelantó que se encuentra preparando una importante muestra sobre su obra y sus colecciones. La misma se inaugurará en diciembre, y durará un año y cinco meses. Para él, esta será una exhibición muy íntima y especial.

Todo esto mientras cumple con sus responsabilidades como director del Museo Paraguayo de Arte Contemporáneo. Así también, actualmente se encuentra produciendo exposiciones en el Museo del Barro y trabaja en asesoría con sus compañeros del Centro de Artes Visuales.

“Mi futuro es tan real como lo soy que hoy: un creador. Un inventor de emociones; y mi obra se aplicará cada vez más al uso cotidiano de la vida”, declara, prediciendo de esta manera un porvenir lleno de experiencias nuevas y creativas. Finalmente, afirma que el mejor momento de su carrera es el presente, “cuando uno está en la mesa de trabajo realizando la próxima obra. Una obra lleva a la otra, y ese es mi camino: no parar”.

Esta nota forma parte de la revista High Class de Octubre 2017

Comenta esta noticia



Contactenos RSS Seguinos en facebook Seguinos en instagram