Contactenos RSS Seguinos en facebook Seguinos en twitter Seguinos en instagram

Anna Kendrick

Una carrera en ascenso

La invitación era difícil de rechazar: además de una entrevista exclusiva, Anna Kendrick nos invitó a desayunar con ella en el Hotel Caesar’s Palace de Las Vegas, para ver juntos la presentación de las nuevas películas de la 20th Century Fox en el día final de Cinemacon, donde incluso recibió el premio como la Estrella de Comedia del Año (que recibió con Zac Efron y Adam Devine), además de otra invitación para tomar el té, del otro lado del Océano, en Cannes, donde también presentó la película Trolls. Y… sí. Son esos “sacrificios” que a veces tenemos los periodistas.

Por Fabián W. Waintal © Copyright 2016

Anna Kendrick

¿Sabés la cantidad de admiradores latinos que te siguen?

No, pero me encantaría hablar español. Es un idioma hermoso y es triste decir que no lo hablo para nada.

¿Y te das cuenta de que aunque te escuchen cantar en el dibujo animado de Trolls, muchos países van a doblar tu voz en otro idioma?

Lo sé. Un amigo mío que viajó hace poco a Latinoamérica me comentó que vio la versión doblada en español de Pitch Perfect y le pareció muy graciosa. Dijo que tengo una voz profunda y muy sensual en español.

¿Alguna vez escuchaste tu voz en otro idioma?

Yo había escuchado mi voz doblada al alemán, pero nunca escuché la versión en español.

¿En qué lugar del mundo te extrañó por completo que alguien te reconociera?

Cuando estuve en Madrid y también en Alemania. Fue toda una sorpresa. Hace poco, estaba en un museo de Los Ángeles y había unos turistas internacionales que estaban emocionados de verme y me pidieron sacarse fotos, pero no hablaban nada de inglés. Eso siempre me sorprende.

¿Y vas a lugares como Las Vegas, sin ningún trato VIP, como una persona normal?

No soy para nada cool como para querer ir a un lugar como Las Vegas. Yo disfruto quedándome a ver televisión o leyendo algún libro, cosas así. En Las Vegas perderías el tiempo conmigo.

¿Dónde te gustaría ir entonces?

A mí me gustaría ir a las montañas Rocosas en Canadá. Hay un tren que pasa por la montaña y es algo que quiero hacer. Suena aburrido, pero en un lugar como Las Vegas apenas puedo ir una hora a alguna fiesta antes de cansarme demasiado.

¿Viajes como el de Las Vegas sigue siendo trabajo o hay cierta diversión?

Es divertido solo porque esta vez vine con Zac Efron, que es muy gracioso. Y los directores de Trolls son muy divertidos. Las Vegas gusta a la gente que apuesta y sabe comer bien.

¿No te gusta apostar?

No. Yo odio apostar. ¿Alguna vez viste la película The Cooler con William H. Macy, quien hace del personaje que siempre da mala suerte? Yo soy The Cooler. Cada vez que me acerco a una mesa de dados o blackjack, todos empiezan a perder.

¿Pero eso significa que no te gusta porque alguna vez apostaste?

Una vez intenté apostar, jugando blackjack y desde que perdí 50 dólares no entiendo cómo hay gente que piensa que es divertido.

¿Y cuál dirías que fue la apuesta más grande que hiciste en tu vida?

Uy, supongo que fue la mudanza desde Maine a Los Ángeles cuando tenía 17 años y no conocía a nadie. Ni siquiera sabía a dónde iba a vivir ni lo que iba a hacer para trabajar. Nada.

Al menos, esa apuesta la ganaste.

Sí, sí, es cierto.

¿Y cuál fue la peor apuesta de tu vida donde más perdiste?

Ahí creo que fue cuando estaba enamorada de alguien en la escuela secundaria y nunca realmente le dirigí la palabra.

¿Alguna vez te llamó él, desde que te volviste famosa?

No, hace mucho que no lo veo. En la escuela había alguien que yo amaba y le pedí que fuéramos juntos al baile de la primaria, aunque el baile a esa edad tampoco es algo importante, pero lo invité y me dijo “no”, así que perdí. Esa fue la apuesta que arriesgué y perdí. Será por eso que nunca llegué a hablar con el chico de secundaria que me gustaba. Me había “quemado” en la escuela primaria (risas).

¿No habrán perdido ellos, ahora que saben de tu fama?

Estoy segura de que están muy felices donde sea que estén.

En la ciudad del Portland, que solía ser la capital del Estado de Maine, Anna Kendrick nació el 9 de agosto de 1985, en la época en que la gente solía escuchar el tema “Shout”, del grupo Tears For Fears, o los cines se llenaban con las películas de Volver al Futuro y la segunda entrega de Rambo. Pero antes de entrar a aquel mundo del cine, ella primero vivió el éxito del teatro, cuando con apenas 12 años se convirtió en una de las más jóvenes nominadas al Premio Tony como Mejor Actriz, con el rol de Dinah en la producción de Broadway High Society. También fue la protagonista de la producción teatral de Cabaret’s Kit Kat Club en el Carnegie Hall y con Jeremy Irons, tuvo el rol de Freedika en A Little Night Music.

El gran debut en cine, justamente fue con el personaje de una actriz de comedia musical, en la desconocida película Camp. Pero la siguiente producción terminó siendo nada menos que el superéxito del enfrentamiento entre vampiros y hombres lobo de Twilight, donde Anna tuvo el rol de la mejor amiga de Kristen Stewart. Y de todos los actores famosos de esa serie de películas, Anna es la única que recibió una nominación al Óscar, cuando el mismo año del estreno de Twilight, estrenó con George Clooney la película Up In the Air.

Gracias a la música, también protagonizó otro superéxito llamado Pitch Perfect, que recaudó 115 millones de dólares, con el rol de la rebelde Beca, que también impuso la moda entre los adolescentes con un divertido baile de vasos, al compás de la canción Cups (que en realidad es una versión moderna del tema original When I’m gone, de 1931). La segunda película casi llega a los 300 millones de recaudaciones y por supuesto, ya tiene programada una tercera versión para el año próximo, después del estreno de nada menos que siete películas, para este año: Mr. Right, The Hollars, Get a Job, Table 19, Trolls, The Accountant y Mike and Dave Need Wedding Dates.

Aunque no apostate en Las Vegas, terminaste ganando a lo grande, con el premio Cinemacon como Estrella de Comedia del Año, que recibieron con Zac Efron y Adam Devine.

Sí, eso me encantó, porque ellos son muy graciosos y Zac también ya había ganado el mismo premio con la película Neighbors. Te diría que incluso sorprende mucho más, con la película Mike and Dave…. Con Adam también habíamos trabajado juntos en Pitch Pefect y también es muy divertido. Por eso me sentí tan cómoda con ellos.

¿Cuál fue el primer premio que recibiste en tu vida? ¿Fue aquella nominación en Broadway por el Premio Tony con High Society?

Sí.

Fuiste además nominada al “Óscar” del teatro en Broadway, cuando apenas empezabas. ¿Qué edad tenías?

Tenía 12 años.

¿Y llevás el récord de ser una de las más jovencitas que nominaron?

No estoy tan segura de las estadísticas, pero perdí contra una mujer llamada Audra McDonald, que es como la Reina de Broadway. Ganó 17 premios Tony, es increíble. Hace poco la encontré de nuevo en la ceremonia del Tony, un par de años atrás donde yo también presentaba un premio y ella me dijo que su hija de 12 años quería conocerme. Fue una sensación muy extraña pensar que yo tenía la edad de su hija cuando perdí el Premio Tony y ahora, la hija de 12 años es admiradora mía… Fue un momento muy extraño darme cuenta de cómo cambiaron las cosas y fue hermoso, porque yo la admiro y la respeto mucho.

¿Y la nominación al Óscar por la película Up in the Air con George Clooney? ¿Cómo viviste esa experiencia?

Eso fue muy emocionante, porque estaba con un grupo de gente a la que respeto y admiro mucho. George Clooney también estaba nominado por la misma película. Y el hecho de haber vivido ese momento juntos fue increíble.

¿Cómo se compara el éxito del Óscar al mismo tiempo que también formabas parte del superéxito de Twilight, como la mejor amiga de Kristen Stewart entre aquellas historias de vampiros y hombres lobo?

Supongo que tuve mucha suerte de tener a lo largo de toda mi carrera la oportunidad de hacer películas independientes muy chicas que significaron tanto para mí, con otras que también son tan accesibles y comerciales. Lo bueno es haber llegado a tanto público.

Y ahora que cumpliste 30 años, ¿se notan? ¿Lo tomaste como un gran evento o no le diste tanta importancia?

No, realmente no, porque cuando cumplí 29 pensé que básicamente ya tenía 30. Y cuando cumplí los 30, ya no sentí nada diferente (risas).

Revisando entre los archivos encontré que el año que naciste justo habían estrenado películas como Back To The Future y Rambo II

Yo crecí viendo Back To The Future, y cada vez que alguien dice que vuelve a viajar al año 1985 me emociona porque es el año en que yo nací. Pero Rambo nunca la vi.

¿Cuál fue la primera película que viste o que te acuerdes que hayas visto por primera vez?

La primera película que me acuerdo que me encantó ver fue La Sirenita.

¿Y cómo fue que te decidiste por la actuación?

Yo había empezado muy jovencita con el teatro comunitario, con el rol de una de las huerfanitas de Annie, en un teatro local muy pero muy chiquito. Tenía cinco o seis años.

¿Quiere decir que fue más una decisión de tus padres que tuya?

No, para nada. Hay niños que quieren jugar al fútbol y otros quieren patinar sobre hielo. Yo quería bailar, cantar y estar arriba de un escenario. Había visto la película Annie y cuando supe que iban a hacer una obra de teatro parecida en mi ciudad, quise participar yo también.

¿Y a los 12 años, qué expectativas tenías? ¿Llegaste a pensar “ahora que me nominaron por un premio Tony, vamos por el Óscar”?

No, no, no. Si pensé algo, pensé qué haría si no podía conseguir trabajo. Era muy ansiosa a esa edad. No tenía demasiadas ambiciones. Solo quería poder seguir haciendo lo mismo.

¿Por qué será que todos los actores, incluyendo los más exitosos, sienten que el próximo trabajo puede llegar a ser el último?

Creo que es porque a menudo escuchamos gente que de pronto no tiene nada que ver con el mundo del espectáculo y dice: “Ah, me encanta aquella actriz de aquella película. ¿Qué habrá sido de ella?”; y en ese momento pensamos: “Uy Dios, ella puedo ser yo”.

¿El mejor consejo que hayas escuchado?

Nunca te vas a morir en un accidente de avión. Dejá de preocuparte”.

¿El mejor consejo que hayas dado?

Siempre llevá en la valija un buen par de zapatos deportivos.

¿El peor consejo que hayas escuchado?

Si solo comes bananas, vas a perder peso”. ¡No es verdad! Yo nunca lo intenté, pero es obvio que no es verdad. A lo mejor es porque tarde o temprano vas a dejar de comer. Ahí es cuando vas a empezar a perder peso, cuando digas “ya no puedo comer más ninguna banana” (risas).

¿Te animás a llenar los puntos suspensivos en “Me da miedo…”?

… el cambio.

“Odio si…”

… me tengo que despertar temprano.

“Me encanta cuando…”

… encuentro un billete de veinte dólares en un bolsillo.

“La gente piensa que soy…”

… demasiado seria.

“Me gustaría que sepan que…”

… soy muy fácil de influenciar.

 

Comenta esta noticia



Contactenos RSS Seguinos en facebook Seguinos en instagram